lunes, 18 de noviembre de 2013

Plus vanguardista

         Uno de los aciertos de la presente edición del Encontre Internacional de Compositors, es la recuperación del carácter compacto con jornadas continuas. Se consigue así, una mayor repercusión y visibilidad social, aunque ello no revierta, con inmediatez, en la respuesta de un público que aún se muestra demasiado tímido a la hora de responder a estas propuestas. Pero no por ello hay que dar la batalla por perdida, ya que en realidad se corre una carrera de fondo, y ya se sabe, la meta queda en el horizonte.



         Un horizonte siempre abierto y al que apela el Ensemble Sinkro, ya no sólo con la apuesta contemporánea, sino con ese plus vanguardista de mirada lejana, como nos demuestra Trazas, propuesta con la que protagonizaron la segunda jornada del Festival. Una visión atemporal que parte del japonés Toru Takemitsu o del bilbaíno Luís de Pablo, hasta llegar a la juventud de David Delgado del que este año el Ensemble residente del Festival Bernaola presenta el estreno de “Privolva”, y que secciona dando cierta relevancia a una electrónica presente en cuatro de las siete obras que presentaron en s’Aujub de Es Baluard.



         La formación alavesa entiende, además, la creación contemporánea desde la fusión multidisciplinar con el teatro, las artes plástica, la videocreación y la danza; aunque sólo esta última, y en una única pieza, se unió al evento cerrando el programa con “Exnihilo” del compositor vasco Ignacio Monterrubio.



ENSEMBLE SINKRO. Trazas. Roberto Casado, flauta; Imanol Martínez, viola; Gorka Sáez, percusión; Edurne Martínez, danza. XXXIV Encontre Internacional de Compositors. Es Baluard, 15 de noviembre de 2013. 
Perspectivas contemporáneas

         XXXIV edición del Encontre Internacional de Compositors. Sí, lo han leído bien, treinta y cuatro años de un Festival que ha sabido vencer a las dificultades de un registro minoritario y de unos tiempos en los que si todo sufre, por añadidura padece aún más. Y haber llegado hasta ahí, tiene un claro responsable, que no es otro que el compositor Antoni Caimari, fundador de A.C.A., y su denodado empeño por defender y difundir desde su atalaya de Son Bielí, en Búger, la creación contemporánea sin perder el referente de los clásicos, aunque en la mayoría de las jornadas lo erigido sobre estos pilares se aleje en sobremanera por concepción y lenguaje.



         Como lo fue esa primera jornada protagonizada por los sevillanos Taller Sonoro y un programa que bajo el título de Perspectivas, reúne seis creaciones de jóvenes compositores. Por tanto un programa ecléctico en texturas y recursos instrumentales, en momentos de difícil aproximación y siempre de rigurosa interpretación, resuelta con gran destreza y precisión, donde los instrumentos extienden su sonido y recursos más allá de la convencional ortodoxia. Dificultad acentuada en “Throbbing 2013”, encargo del Taller al navarro Alberto Etxebarría estrenado el día anterior en el Auditorio de Zaragoza y que, cerrando el repertorio, nos permitió disfrutar del cuarteto al completo en una velada tan interesante como exigente para ejecutantes y oyentes.





TALLER SONORO. Perspectivas. Jesús Sánchez, flautas; Camilo Irizo, clarinete y clarinete bajo; Mery Coronado, chelo; Ignacio Torner, piano. XXXIV Encontre Internacional de Compositors, Son Bielí, Búger, 14 de noviembre.  

martes, 5 de noviembre de 2013

Pink Poma, lo nuevo de Tiu

 Con Musicogastronomía (Blau, 2008), nos sorprendió muy gratamente y para contrariar a los que pensaban que la fórmula tenía corto recorrido, al año llegó Sopeta de Brou. Ahora, con Pink Poma, el tema gastronómico vuelve a jugar un importante papel en el trasfondo de la nueva producción, pero en primer plano podemos apreciar como se antepone una mayor apertura musical.
La banda que preside Tiu Herrero, junto a Aníbal Ferrer, Dani Tugores y Jaume Llodrá, da una nueva vuelta de tuerca a su repertorio ampliando los registros sonoros. Pop, música latina, rockabilly, blues, música disco, folk…, todo con carácter y decisión para confeccionar un plato partiendo de ingredientes dispares y conseguir unificarlos, en perfecto maridaje, y ofrecer un producto propio, de autor, consiguiendo una propuesta fresca, muy oxigenada y llena de vitalidad, aunque los aromas puedan remitirnos a multitud de referencias –disculpen el socorrido referente gastronómico pero resulta inevitable-.
Una muy cuidada producción que, manteniendo las señas de identidad, nos presenta diez nuevas canciones de gran autoría, de rica instrumentación y ejecución impecable, capaces de hacernos vibrar, reír, sentir…; pero sobre todo que convencen musicalmente. No es extraño, entonces, la gran acogida obtenida en la vigésima quinta edición del Mercat de Música Viva de Vich del que acaban de regresar.



Pop, música latina, rockabilly, blues, música disco y folk, en perfecto maridaje para una propuesta fresca, muy oxigenada y llena de vitalidad.

De cine

         Comprendo que le podía hacer ilusión a Jaume Tugores presentar su nuevo trabajo en una sala cinematográfica y, más aún, como la del Cine Ciutat que sigue luchando contra viento y marea para permanecer en el marco cultural palmesano, siempre con ese aire un tanto marginal y de arte y ensayo del que también se muestran impregnados los temas musicales.
Podía hacerle ilusión, digo, porque  su pasión por Morricone, Piovani y Rota –personalmente me inclino por este último tal vez por el acierto de muchas adaptaciones jazzísticas- le ha llevado a hilvanar un maravilloso disco –lo digo así, a bocajarro, alto y claro- que constituye en sí mismo un emocionante homenaje el séptimo arte y al llamado cine de autor de rúbrica italiana de la segunda mitad del siglo pasado a través de magistrales bandas sonoras. Ahora bien, las condiciones adicionales de la sala, sobre todo la falta de visibilidad y un sonido que, aunque correcto y esmerado, no guardó toda la calidez encontrada en otras ocasiones.
No sé si deberíamos hablar de estreno –ya tuvimos oportunidad este verano de escuchar el repertorio- pero sí de presentación oficial. Una puesta de largo y en sociedad, realizada por primera vez con todos los músicos participantes en el disco original. Una auténtica maravilla repleta de sensibilidad y belleza. Y es que si originalmente las composiciones escogidas ya son obras maestras, los arreglos, la ternura y admiración de Tugores las engrandece.



JAUME TUGORES. Jaume Tugores, guitarras y guitalele; Biel Fiol, violonchelo; Pablo Di Salvo, contrabajo; David Gónzález, saxos y Cati Roig, flauta. Cine Ciutat, 30 de octubre. 

domingo, 3 de noviembre de 2013

Three Fall, vanguardia universal

         En un prestigioso sello que cuenta en su catálogo con nombres de la relevancia de Joachim Kühn, Wolfgang Haffner, Nguyên Lê  o el trío del desaparecido Esbjörn Svensson, como es ACT, los muchachos de Three Fall iniciaron su trayectoria discográfica con  álbum dedicado a la banda de rock alternativo formada en Los Ángeles (California) en 1983 Red Hot Chili Peppers. Ya entonces, con On a Walkabaut, sacudieron considerablemente la escena jazzística más joven de Alemania.
         Una propuesta fresca, abierta, tanto en sus parámetros musicales como en su concepción instrumental, que sigue marcando, con su segundo lanzamiento Realice!, su ritmo dentro de las vanguardias más universales.
Este trío de estructura inusual y poco convencional formado por Lutz Streun (saxo tenor y clarinete bajo), Til Schneider (trombón) y Sebastian Winne (batería y percusiones) y que mantiene esencialmente su sonoridad acústica jugando con las posibilidades de sus instrumentos hasta la heterodoxia –amén de algunos matices favorecidos por la electrónica- entienden el jazz como soporte para el mestizaje entre el grove, un especial soul de New Orleans, funk, reggae, afrobeat, todo perfectamente homogeneizado con una sorprendente originalidad que no dejará a nadie indiferente; pues constituye una clara visión actual con temas esencialmente originales aunque con cabida para versiones de Nirvana (“Lithium”) o Coldplay (“The Scientist).



Realice!, mestizaje entre grove, un especial soul, funk, reggae, afrobeat, todo perfectamente homogeneizado con una sorprendente originalidad
Natalia Dicenta, gran voz para el jazz

         Aunque su registro más conocido -son más de treinta y cinco años de carrera- sea frente a una cámara, tanto de televisión como cinematográfica, o sobre los escenarios dramáticos –imagino que la mayoría recordará espacios como ‘Historias para no dormir’, ‘Estudio 1’ o ‘Lo tuyo es puro teatro’-, Natalia Dicenta ya nos había manifestado sus grandes cualidades musicales en el montaje Al final del arco iris, estrenado en el madrileño Teatro Marquina a principios de 2011, retratando los últimos días de Judy Garland.
         Ahora, más allá de los musicales y con un sustancial retraso de tres años debido el mencionado montaje que la ha ocupado durante todo este tiempo, se edita el tercer álbum de esta extraordinaria voz de mezzosoprano, cuyo primer disco grabó hace una docena de años junto a la italiana Ornella Vanoni -por cierto el álbum titulado Sensa paura permanece aún inédito-.
         Colours supone una incursión clara y definitiva en el registro jazzístico, que domina con perfección extrema. Una serie de estándares como “The Way You Look Tonight” o “Summertime”, boleros como “Alma con Alma”, “Blackbird” de Lenon y McCarney o el “Just The Way You Are” de Billy Joel, conforman un repertorio variado, de gran colorido musical y que se caracteriza por la elegancia, exquisitez y acierto interpretativo. Una grabación con la que, sin lugar a dudas, abandonará ese cierto anonimato en el terreno del jazz.



Colours supone una incursión clara y definitiva de Natalia Dicenta en el registro jazzístico, que domina con perfección extrema

martes, 22 de octubre de 2013

Still Morris, elegante e incisivo

         Still Morris, álter ego artístico de Eloy Pardo, acaba de lanzar su nuevo trabajo discográfico. Una nueva aventura que, apoyándose en sus anteriores Now I know y Face To Face, va un paso más allá creyendo firmemente en un proyecto que crece, que se posiciona cada vez más en la precisión, en el buen gusto melódico, en la elegancia y efectividad de poner las guitarras en su preciso lugar, no escamoteando en detalles, incluso en pequeños perfiles que redondean, paso a paso, cada canción. Y en esa perfilería de lujo cabe destacar las intervenciones puntuales del saxofonista –y también en la harmónica- Norbert Fimpel que actúa en la grabación como artista invitado.
         De nuevo el tándem Morris-Escutia –música y textos respectivamente- funciona perfectamente engranado, ofreciendo un trabajo sólido, bien estructurado, rico en matices y que, sin complejos, nos presenta multitud de referentes que fácilmente nos remontan a los setenta y principios de los ochenta.
         Country, folk y rock constituyen los pilares esenciales de Second Hand Rain. Pero hay mucho más, todo un compendio de pinceladas con las que se dibujan un disco que se me antoja más maduro y completo, más tranquilo y pausado. Diría que el mejor de sus trabajos con un resultado final elegante e incisivo a la vez. Y en ello, a buen seguro, tienen mucho que ver tanto Tolo Servera, responsable de la producción y grabación, como Antoni Noguera de las mezclas.



Country, folk y rock constituyen los pilares esenciales de Second Hand Rain, un disco que se me antoja más maduro y completo, más tranquilo y pausado

lunes, 21 de octubre de 2013

Carlos Pizarro, la transparencia del jazz

         La voz del árbol, es un álbum dedicado a la vejez, a los mayores, a la fugacidad de la vida, al amor por las personas y las cosas, en definitiva a la experiencia. Así, más o menos, reza en las notas que acompañan al disco de propia mano del guitarrista asturiano Carlos Pizarro. Pero más allá de todo ese sentimiento vertido, de todas esas sensaciones que revolotean entre la docena de temas –ocho rubricados por el propio Pizarro, uno más por cada otro miembro del cuarteto, además de “Al-imbiq” el oasis más tempestivo de autoría conjunta-  que componen esta producción, La voz del árbol es también un gran disco de jazz, donde la música fluye con claridad, con la amabilidad justa para una aproximación sin aristas, llana y tremendamente gratificante.
Un disco donde, amén de esos discursos más incisivos de guitarra y saxo, el cuarteto –Javier Rubio al saxo tenor, Horacio García al contrabajo y Félix Morales a la batería, lo completan- se presenta equilibrado, compacto, uniforme y en una onda absolutamente convergente
         A simple escucha, diríamos que se trata de un disco sin vericuetos, con toda la tranquilidad y pausas necesarias. Y tal vez así sea, pues con melodías sugerentes y armonías confortables, deja al descubierto una música trasparente, sincera. La ternura sería otra cualidad definitoria de este trabajo, como lo sería también la apuesta por las cosas sencillas que es, al fin y al cabo, donde habita la belleza.



La voz del árbol es un gran disco de jazz, donde la música fluye con claridad, con la amabilidad justa para una aproximación sin aristas, llana y tremendamente gratificante

domingo, 20 de octubre de 2013

Cardona y Brunet, intimismo y lirismo

Imaràntia? Sí, inicialmente también quedé perplejo sin saber qué era, a qué hacía referencia, qué podía esperar. Ahora, después de participar en su presentación en directo en los mismos estudios donde se ha grabado y, sobre todo, tras una serie de escrupulosas escuchas, puedo afirmar que sé lo que es Imaràntia.
Al menos para mí, pues seguro que cada uno, a raíz de los distintos sentimientos, emociones y sensaciones que le conmuevan personalizará su interpretación, su idea, Imaràntia es un completo ejercicio de reflexión desde el intimismo y la sinceridad a través de un planteamiento traslúcido. En lo que cuenta, vida personal pero también cotidiana, y como lo cuenta, con esa música –piano, cuerda y pinceladas de percusión- que acaricia, también intimista, siempre presente, siempre quedándose en lo justo, nunca escueta, y que en ningún momento restará protagonismo al texto.
Maria José Cardona, proveniente del mundo del pop-rock –concretamente del formentereño 4 de copes-, nos revela un nuevo espacio sonoro mucho más acústico y tierno, de voz clara y con acento folk –como me recuerda su “Començant a recordar” en algunos momentos al “You’ve got a Firend” de Carole King-. Por su parte Miquel Brunet, lejos de un ejercicio camaleónico que pudiera quedarse en la epidermis, se zambulle de lleno en las melodías aportándoles un lirismo emocional que se adapta perfectamente a ese cosmos de Imaràntia.



Imaràntia es un completo ejercicio de reflexión desde el intimismo y la sinceridad a través de un planteamiento traslúcido.

viernes, 16 de agosto de 2013

La magia del verano

         La magia del verano es poder alejarse de la ciudad huyendo del pegajoso calor nocturno, llegar a un atractivo pueblecito al pié  de la vertiente oriental de la Serra de Tramuntana y de apenas dos mil habitantes, como es Puigpunyent, dirigirte al bar del polideportivo de la localidad y presenciar un casi improvisado concierto de jazz de gran calidad, sin escenario, iluminación, ni parafernalias adicionales que no sean las estrictamente musicales. Vamos nada que no sea esencial de ese contacto directo entre músicos y espectadores en un chiringuito pero con suma seriedad profesional.



         Así de sencilla, así de delicada, y así de natural, fue esa velada protagonizada por le trío del guitarrista catalán, histórico por su trayectoria pero actual por su planteamiento y actividad, Max Sunyer. Junto a él, Dan Arisa –heredero musical y parental de otro de los grandes del país como Santi Arisa- a las baquetas, y Toni Cuenca, uno de nuestros músicos –maestro, si me lo permiten- más activos y reconocidos al que el bajo de cuatro cuerdas ya hace tiempo que se le quedó limitado.
         La velada comenzó pasada la media noche, algo tarde para víspera de un día laborable; pero valió la pena esperar. Un original “Natural Blues” –grabado por Max ya en 1979 en el álbum Jocs privats- fue el punto de partida. Temas propios y versiones ajenas, como la deconstrucción del “Picnik” de Parker, marcaron la tónica de un concierto en el que ver disfrutar a Max como un niño a sus 66 años, da auténtica envidia.



MAX SUNYER TRIO. Max Sunyer (guitarra), Dan Arisa (batería), Toni Cuenca (bajo). Polideportivo de Puigpunyent, 13 de agosto de 2013 

domingo, 11 de agosto de 2013

XIX Festival Internacional Mallorca Jazz sa pobla

Magnético y alienante



         Absolutamente magnético y alienante. Sin duda un concierto como hacía tiempo que no teníamos la oportunidad de presenciar. Tres músicos, con personalidades propias, que se encuentran en un terreno común formado a partir de la simbiosis entre la música marroquí, española, el jazz en su vertiente más europea, la música clásica o el reggae. Un magma incandescente, al que cada uno aporta su particular combustible en un continuo diálogo. Por que si algo quedó claro a lo largo de la velada es esa continua atención, ese incesante intercambio de ideas, ese compartir musical que, sin tapujos, ponen sobre el escenario.



Sería suficiente contemplar las emociones que reflejan sus rostros para comprobar ese disfrute; pero además todo ello se transforma en un estímulo extremo en ofrecer lo mejor, y con ello ese deleite se extiende a todo el público.



Fue una velada intensa en emociones, pero intensa también en su aspecto puramente musical, tanto en forma, que acabó adoptando mayores contemplaciones que las inicialmente supuestas, como en contenido, ahí totalmente demoledor.



Joachim Kühn, Majid Bekkas y Ramón López, llevan ya unos cuantos años trabajando juntos, de hecho Chalaba, álbum que constituyó el grueso de la velada, es la tercera producción del trío,  y ello se nota en la compenetración, en la fluidez de estos tres grandes maestros que más allá de virtuosismos, utilizan la fuerza de su instrumento como lenguaje, con todo su poder comunicativo.





JOACHIM KÜHN TRIO. Joachim Kühn (piano y saxo), Majid Bekkas (Gembre), Ramón López (batería y cajón). XIX Festival internacional Mallorca Jazz sa Pobla. 8 de agosto de 2013 

XIX Festival Internacional Jazz sa Pobla

Extraño, exigente e interesante



         A priori, un trío tan poco convencional como el que presentaba Aruán Ortiz de piano, trompeta y batería, ya suscitaba cierta inquietud en cuanto al planteamiento musical al cual podíamos vernos sometidos. Y no hubo, en este aspecto demasiadas sorpresas, pues realmente la propuesta del pianista cubano transitó por terrenos algo pedregosos aunque con puntuales pasamanos para que la asistencia pudiera asirse. O dicho de otra manera, atmósferas complejas y abiertas a la experimentación con algunas reconducciones hacia la acentuación melódica y elementos populares para no perderse en el tránsito de una audición exigente.



         Ortiz demostró ser un gran admirador de Monk con esa máxima referencia en la apertura y clausura –en la parte central también hubo sustanciales alusiones- de una larga interpretación con la que, a modo de suite, realizó una amplia exposición de su variado trabajo realizado hasta ahora. Una carta de presentación de texturas dispares para recorrer desde autorías propias, al mencionado Thelonious Monk pasando por Don Cherry o Chopin. Hubo amplios momentos para la improvisación y otros muy sujetos a la notación del pentagrama pero que, en todo momento, resultaron sorpresivos.





         Gran virtuosismo del cubano, como también del trompetista Raynald Colom que afianzó, una vez más, esa versatilidad que le permite visitar cualquier registro con acierto, y destacable trabajo de un creativo y original Rob Garcia con las baquetas. En resumen un concierto extraño, exigente, duro por momentos, pero muy interesante.



ARUÁN ORTIZ TRIO. XIX Festival Internacional Mallorca Jazz sa Pobla. 7 de agosto de 2013 

XIX Festival Internacional Mallorca Jazz sa Pobla

Incendiarios



        Una auténtica terapia de choque para saxofóbicos. Así de claro, rotundo y directo puede definirse la propuesta que, desde hace año y medio, viene ofreciendo la banda mallorquina nacida con la intención de mostrar al público las posibilidades de este instrumento en su amplitud de registros y que, hoy por hoy, arrasa como una apisonadora sobre el escenario. Vamos, como el caballo de Atila, pues por donde pasan los muchachos de Saxophofia Funk Project, difícilmente volverá a crecer la hierba.



         Su directo resulta explosivo, trepidante, embaucador y tremendamente contagioso. Y así iniciaron la XIX edición del Festival de Jazz en Sa pobla, sin un momento para tomar aire.



Hora y media larga -casi una veintena de temas- en la que además pudimos comprobar que amén de todo ese arsenal vistoso y abrasador, su propuesta goza de unos arreglos realmente interesantes. Como interesantes y de gran calidad son también los solos que nutren esos temas. Realmente interesante Miquel Àngel Rigo con el alto, absolutamente incendiario Cristian Sorribas con el soprano, sumamente convincente Alberto Moreno con el tenor y correcto José Valle con el barítono aunque, si se me permite, podría aportar mayor profundidad y presencia. Claro está que con esta artillería en primera fila, la sección rítmica pueda quedar un tanto eclipsada pero les aseguro que también está a la altura.



Iniciar un festival con esa energía es una gozada, y además si se trata de músicos jóvenes, con una propuesta con tanto futuro y además de aquí, mucho mejor.



SAXOPHOBIA FUNK PROJECT. XIX Festival Internacional Mallorca Jazz Sa Pobla. Sa Pobla 6 de agosto  

sábado, 20 de julio de 2013

escrito hace casi siete años

Por buen camino

        Comprobar como el sentimiento de la amistad resulta más fuerte que ver a Alonso proclamarse campeón en Interlagos –algo prácticamente cantado de antemano- o  ese partido del siglo, que se repite por duplicado cada año, entre Barça y Madrid –lo siento por los culés-, es algo que a Luis Alberto Segura debió de gratificarle enormemente. Porque no sólo corría el peligro de enfrentarse a una sala desierta, sino además de que el público pudiera estar más pendiente en lo que sucediera fuera del Xesc Forteza que en su interior.
         Pero por fortuna, ni lo uno ni lo otro. La gente respondió a la llamada de L.A. y arropó al cantautor en la presentación de su tercer álbum que se regalaba con la entrada, por cierto al módico precio de diez euros la localidad. Todo un buen reclamo del que ya pueden ir tomando nota.
Con una trabajada puesta en escena -acertado golpe de efecto del atrezzo- y muchas ganas de que conociéramos en directo sus más recientes creaciones, Segura fue fijando su nuevo material a la vez que recodaba algunos de sus anteriores temas. Primero en solitario, una propuesta mucha más folky y cercana al sonido de Neil Young –cuantos recuerdos con Crosby, Stills & Nash nos vinieron a la cabeza- y luego con el grupo algo más roquero. En cualquier caso, siempre temas sin excesivas complicaciones y propicias para seguir trabajando ese falsete que tan buen resultado le ofrece. Nos regaló un buen dúo con el saxofonista Manolo Cuesta, y otro mejor con el teclista Emili Gener; en cambio ese bis con Tony Noguera, que según reconoce tanto le ha ayudado en el álbum, mejor obviarlo.
“Welcome Halloween” supone su trabajo más pretencioso. Y puede serlo, por serio, por elaborado y por dar mayor importancia al plano musical. Si lo que pretende además es abrirse el mercado, tanto nacional como internacional, creo que va por buen camino.



L. A.
Presentación “Welcome Halloween”
Teatre Xesc Forteza, 22 de octubre de 2006

miércoles, 17 de julio de 2013

Todo listo para la 19ª Edición del Festival Internacional Mallorca Jazz Sa pobla. Saxophobia, Aruán Ortiz, Joachim khün, Dan Fox y el Jimmy Westein’s Traveling School serán los protagonistas

Sa Pobla presenta un perfil de Festival más compacto

         El próximo seis de agosto en la Plaça Major de Sa Pobla, dará inicio la decimonovena edición de su Festival de Jazz. Un encentro que, desde hace tiempo, se ha convertido, en el referente más destacado de este género musical en la isla.
La diferencia más notable de la presente edición frente a las citas anteriores es que las cinco jornadas que configuran el cartel tendrán carácter continuado. De esta manera se establece ese perfil más compacto de Festival que facilita, por otra parte, el poder ser considerado como un paquete turístico de promoción de la localidad y de Mallorca a través del jazz.  

Saxophobia - Fotografía José Luis Luna

Inaugurará el Festival el grupo local Saxophobia Funk Project, una banda formada hace aproximadamente unos dos años a partir del Saxophobia Quartet por alumnos del conservatorio de Palma con la intención de promocionar y difundir este instrumento. Conforman la banda Cristian Sorribas, saxo soprano; Miquel Àngel Rigo, saxo alto; Alberto Moreno, saxo tenor; José Valle, saxo barítono; Miquel Marquet, batería; Juanjo Monserrat, guitarra y Luis Bayón bajo y su popularidad ha crecido como la espuma en los últimos tiempos.

Aruán Ortiz

         El pianista, compositor, educador y reconocido productor Aruán Ortiz iniciará el primer asalto al panorama internacional de Festival. Con su Santiarican Blues Suite acuñado el pasado año y considerado como una obra maestra clásica contemporánea, el músico cubano se presentará en formato de trío en la jornada del siete de agosto, junto al trompetista Raynald Colom –uno de los grandes valores del jazz del país- y el baterista Rob García. Ortiz mezcla en su música las influencias de clásicos contemporáneos como Shoenberg, Ravel o Bartok, de la música tradicional afro-cubana y grandes del jazz como Monk, Tatum y Powel.

Joachim Kühn Trio

         El pianista Joachim Kühn, uno de los músicos más importantes de la vanguardia jazzística europea y uno de los grandes exploradores de las nuevas formas de expresión musical, será el protagonista de la tercera jornada del programa. Una velada que se promete intensa y en la que se acompañará del udista marroquí Majid Bekkas y del batería y percusionista alicantino, residente desde hace veinte años en parís donde fue condecorado como “Caballero de las artes y las ciencias”, Ramón López, con quienes lleva trabajando desde 2007.
Se mantiene la relación establecida con el músico Jimmy Weinstein que favorece el seminario de jazz Traveling School. Un encuentro pedagógico de cinco días que llega a su octava edición y que culmina con un concierto que protagoniza una de las jornadas del cartel y que en la presente edición cerrará el festival  el diez de agosto.

Dan Fox

La jornada anterior Dan Fox, profesor invitado especial del seminario, ofrecerá un concierto arropado por la Traveling School Band –banda formada por los profesores del seminario-. Fox, que en la actualidad es profesor y dirige la banda de jazz de St. Mark’s High School de Southboro en Massachusetts y que ha impartido clínics en el Berklee College Of Music de Boston además de otras importantes universidades, es un reconocido trombonista que ha trabajado con grandes músicos como Louis Bellson, Paquito D’Rivera, Joe Lovano o Clark Terry.

Jimmy Weinstein's Traveling School

Todos los conciertos tendrán lugar en la Plaça Major de la localidad a partir de las 22’30 horas, a excepción del de clausura que se iniciará media hora antes y serán gratuitos. Durante los días de concierto podrá verse en la Sala Es Cavallet, en la misma Plaça Major, la exposición de pintura de Núria Palau.

Fotos cedidas por Ajuntament de Sa Pobla
Madeleine Peyroux, versiones balsámicas

         El disco rubricado por Ray Charles y editado por la ABC en 1962 Modern Sounds In Country and Western Music, ha servido de excusa perfecta para el más reciente lanzamiento de la cantante de Georgia Madeleine Peyroux. Hasta cuatro canciones del original se recogen es este The Blue Room que conforma su séptima referencia discográfica.
         Un trabajo que transita por el pop, country y folk perfilados por las armonías del jazz más moderno. Fórmula que el productor Larry Klein –con quien ya había iniciado colaboración en su tercer álbum Careless Love y con el que realmente se dio a conocer en 2004-  ya utilizó con éxito en el laureado River: The Joni Letters junto a Herbie Hancock.
         El disco constituye un bálsamo sonoro –en buena parte responsabilidad de los arreglos de cuerda realizados por Vince Mendoza- que se desenvuelve en los terrenos musicales más tiernos y delicados. Una vuelta de tuerca balsámica a unos covers clásicos  que se dejan escuchar con total amabilidad, sin la más mínima dificultad, y con pocas aportaciones que no sea precisamente esa atmósfera relajante y tierna.
Peyroux sigue atesorando esas referencias que nos remiten ineludiblemente –la caracterizaron desde el principio de su carrera- a Billie Holliday; aunque sea éste su registro más personal. Un disco que tendremos la oportunidad de escuchar en directo este próximo verano en le festival Estiva en Port Adriano.



The Blue Room canciones de atmósferas relajantes que transitan por el pop, country y folk perfilados por las armonías del jazz más moderno

sábado, 6 de julio de 2013

El canon del jazz

El jazz a golpe de estándares

Cuenta Ted Gioia (Palo Alto, 1957), músico, compositor, historiador -mención especial merece su Historia del Jazz y Blues: La historia del Delta del Mississippi-, profesor y productor de jazz, que en su etapa de aprendiz de músico tuvo la necesidad de conocer toda una serie de temas clásicos para poder dedicarse al género. Canciones que se daba por sentado que el músico conocía de antemano y, en multitud de ocasiones, se notificaba su interpretación al músico sobre el escenario.
Composiciones provinentes de musicales de Broadway o repertorio cinematográfico además de creaciones de grandes de la música improvisada como Miles Davis, Thelonious Monk, Duke Ellington, John Coltrane o Charlie Parker convertidas en estándares, aunque sin una lista ‘oficial’ hasta el The Royal Book –colección de partituras que comenzó a circular de forma más o menos clandestina en los setenta-.
Inspirado en esta recolección de partituras y frente a la necesidad de compartir con sus alumnos estas canciones, inició lo que a la postre sería el precedente de El canon del Jazz, obra editada originalmente en 2012 y traducida al castellano recientemente por Turner. Doscientos cincuenta temas imprescindibles que constituyen el vademecum clásico del jazz y de los que el autor nos explica el origen, la situación, el momento de la composición, curiosidades y anécdotas y versiones que conforman la historia de la propia canción. 



 El canon del jazz: Los 250 temas imprescindibles, constituye el vademecum clásico del jazz. Curiosidades, anécdotas, origen y versiones recomendadas que conforman la propia historia.

Damià Timoner

Técnica, virtuosismo y sentimiento

         Si hubiera habido una sola persona por cada una de las quinientas cincuenta salas de los Estados Unidos en las que se proyecto su versión de “Cassidy”, la Mozart se hubiera quedado pequeña; pero la cosa pintó muy distinta. A penas 25 o 30 personas que no hizo justicia a una propuesta realmente interesante. No creo que sea un tema de desinterés, de falta de motivación, tampoco, ni mucho menos, de falta de calidad de una propuesta exigente y bien trabajada. Tal vez sencillamente se trate de esa inercia que, como mala compañera, se ha adherido en los últimos tiempos al mundo de la cultura.
         En cualquier caso ello no impidió que Timoner, como gran profesional que es -y lo viene demostrando desde ese Un quart de segle que rubricó en el 92 y se recordó esta misma noche en el primer bis del concierto-, se volcara con sus nuevas composiciones, espléndidas y que mantienen ese lenguaje propio conjugado entre el sonido californiano y el mediterráneo de Sòlid.



         Técnica, virtuosismo y sentimiento se barajaron a partes iguales, en perfectas dosis para que lo complicado pareciera sencillo y la dificultad, simplicidad. Tal vez le faltó algo de relajación -con tal panorama era realmente complicado- para que todo fuera más fluido; pero esas melodías consiguieron calar hondo. No quiero disimular la emoción que me producen algunos de sus pasajes, y la profundidad, tanto de las composiciones propias como de las versiones, por que no todo se queda tan sólo en lo emotivo, existe una estructura bien construida a partes iguales, eso sí, entre la razón y la pasión.



DAMIA TIMONER. Sala Mozart del Auditorium, 29 de junio de 2013.   

viernes, 5 de julio de 2013

El buen feeling de Motis & Chamorro

El buen feeling de Motis & Chamorro

En estos últimos tiempos, mucho se ha hablado de la cantante y trompetista Andrea Motis. Por lo general siempre precedido del calificativo de ‘niña prodigio’. Y es que realmente no resulta tan habitual que una joven –en la actualidad diecisiete años- haya revolucionado, en mayor o menor medida, el panorama jazzístico nacional. Hecho posible a ese tandem formado con su profesor y director en la Sant Andreu Jazz Band Joan Chamorro, convertido además en avezado compañero de viaje musical.
Es cierto que al hablar de la catalana, la mirada se pone, sobre todo, en el futuro; pero cuando el presente es tan ilusionante, éste resulta verdaderamente halagüeño. Tal vez falte imprimir huellas de personalidad propia en su voz perfectamente modulada y de gran fragilidad y rotundidad también en su instrumento, pero no cabe duda de que el germen está ahí y si impera la lógica, estaremos hablando de uno de nuestros grandes valores del jazz.
Feelling Good, tema de Anthony Newley que popularizara Nina Simona,  da título al segundo álbum fruto de la relación entre maestro y alumna. Una producción que recoge una amplia colección de clásicos barajados con ternura y elegancia. Amabilidad musical como una brisa sonora expuesta de forma directa, sin recovecos y acompañados de grandes músicos como Ignasi Terraza o David Mengual entre otros.



Feeling Good recoge una amplia colección de clásicos barajados con ternura y elegancia, amabilidad musical como una brisa sonora expuesta de forma directa y sin recovecos

lunes, 1 de julio de 2013

25 años d’Eivissa Jazz

25 años d’Eivissa Jazz

         Entre el 10 y 13 de septiembre de 1986 y con el colofón del concierto de Carla Bley, el Anfiteatro Romano del Pueblo Español de Palma recibía la primera edición de la Muestra Nacional de Música de Jazz para Jóvenes Intérpretes. Un proyecto del Ministerio de Cultura a través del Instituto de la Juventud cuyo carácter pretendía la itinerancia por diversas localidades del territorio nacional y que desde su segunda se ancló en Eivissa. De esa propuesta y de su continuidad surgió lo que conocemos en la actualidad como el Festival de Jazz de Eivissa. Cita que tras algún breve paréntesis celebrará este año su vigésima quinta edición. 
         Con motivo de tal acontecimiento, se ha llevado a cabo por parte del Ajuntament d’Eivissa la edición de un libro que recorre brevemente la historia de este Festival que, como pocos, se preocupa de programar artistas jóvenes españoles junto con figuras internacionales. La publicación incluye un destacado material fotográfico centrado esencialmente en los años más recientes del encuentro rubricado por Marco Torres junto con algunas otras colaboraciones, así como material procedente del archivo de la prensa local.
         Y si hablamos de música, no podía faltar ese disco compacto que acompaña la edición y que nos ofrece brillantes ejemplos sonoros –diez joyas en directo- de lo acontecido a lo largo de estos años  en el Baluard de Santa Llúcia, seleccionados por José Miguel López (RNE-Radio 3).



La edición de un libro con abundante material fotográfico y un disco compacto por parte del Ajuntament d’Eivissa conmemora un cuarto de siglo del festival  

De Nuria Feliu al Jamboree (y III)

De Nuria Feliu al Jamboree (y III)

         La cantante catalana Nuria Feliu culminaría con firmeza sus primeros pasos en el jazz con su primer disco para la multinacional Hispavox. Soul, bossa nova, incunables melodías de Broadway y estándares del jazz norteamericano cantados en catalán y arropada por una big band a las órdenes de Lleó Borrell. Un álbum que completaría esa trilogía imprescindible que nos remonta a esos años sesenta que marcarían el ritmo emergente del jazz en Cataluña.
         Y al hablar de esos años, resulta imprescindible también hacerlo del Jamboree, club de jazz de referencia situada en la plaza Reial de la capital catalana y en cuyo local se formaron a golpe de directo enteras de músicos de jazz y, aún hoy, constituye un referente del género.
         Nits de Jazz al jamboree, editado por Edigsa en 1968, materializa uno de esos ejemplos de músicos, entonces jóvenes, que marcaron las pautas de la improvisación musical. Ricard Roda (saxo i flauta), Ricard Miralles (Piano), Enric Ponsa (contrabajo) y Joan-Josep Tudurí (Batería) son los protagonista de ese primer lanzamiento –al final todo quedó con este único lanzamiento- que pretendía dar fe de todo lo bueno que se cocía en le local.  
         “Asteriscs” de Miralles, dos standards como “Stella By Starlight” y “On Green Dolphin Street”, “Kelly Blues”, “Theme For Ernie” y “C.T.A.” llenan los surcos de calidad e historia.



Ricard Roda, Ricard Miralles, Enric Ponsa y Joan-Josep Tudurí protagonizaron en 1968 Nits de Jazz al Jamboree, un disco histórico del jazz en Cataluña.

Nuria Feliu y Bennett. Jazz en catalán (II)

Nuria Feliu y Bennett. Jazz en catalán (II)

         Si consideramos 1965 como la iniciación de la cantante Núria Feliu en el jazz, con la traducción al catalán de viejos y conocidos estándares junto al pianista Tete Montoliu (ver esta misma sección del pasado domingo), al año siguiente consolidaría aún más esa faceta con la edición de un nuevo álbum titulado Nuria Feliu – Lou Bennett i els seus amics.
         Sería de nuevo la discográfica Edigsa, que con el tiempo se convertiría en responsable de la edición de buena parte de los cantautores de la cançó así como de los grupos de música progresiva catalana –léase Secta Sònica, Iceberg, Música Urbana, Companyia Elèctrica Dharma, entre tantos otros- además de introducir en nuestro país catálogos internacionales de jazz como ECM o SteepleChase, la que editaría en 1966 este segundo álbum de la catalana y en el que compartiría protagonismo con el organista de Filadelfia Lou Bennett, que por aquel entonces pasaba largas temporadas en nuestro país.
         Clásicos como Georgia on My Mind, Speak Low, Satin Doll, You Don’t Know What Love Is, Pennies From Heaven o After You’ve Gone, nos traerían las rúbricas de Carmichael, Weill, Ellington, Raye, Johnston o Creamer, al servicio de una extraordinaria voz como la de Núria Feliu, bajo la producción de Albert Mallofré, y sus amigos que a parte del mencionado Bennett, serían el pianista catalán Tete Montoliu y el guitarrista belga Philip Catherine.



Georgia on My Mind, Speak Low, Satin Doll, You Don’t Know What Love Is, Pennies From Heaven o After You’ve Gone, al servicio de la extraordinaria voz de Núria Feliu